Ropa Limpia en la prensa

Noticias

"Necesitamos 177$"

17/09/14

"Necesitamos 177$"

El 17 de septiembre, los y las trabajadoras de la confección de Camboya están realizando protestas en las fábricas y lugares de trabajo con el objetivo de exigir un aumento en el salario mínimo a 177$ al mes como un paso clave para el pago de un salario digno. Activistas de todo el mundo están tomando acciones en solidaridad con las personas trabajadoras pidiendo a las marcas que muestren su compromiso de mejorar la vida de las personas que cosen su ropa.

Desde finales de 2013 las personas trabajadoras en Camboya han estado exigiendo un aumento en el salario mínimo con el fin de mejorar su día a día.  A principios de enero las protestas salariales aumentaron y la policía y el ejército reprimieron estas protestas salariales encarcelando a 23 trabajadores que ya son libres.
El consejo de salarios en Camboya se establece con el objetivo de reunirse en octubre. Los sindicatos camboyanos se están uniendo hoy para exigir un aumento del salario mínimo a 177$.
El 17 de septiembre decenas de miles de trabajadores a través de Camboya se están movilizando para ello, muchos vistiendo camisetas con la imagen que acompaña a esta noticia y pidiendo a las marcas trasnacionales con más peso en Camboya (entre ellas Zara) a tomar medidas inmediatas para comprometerse a pagar los 177 dólares demandados y comprometerse a permanecer en Camboya antes de que la Junta de Salario se reúna.  Podéis ver fotos de los eventos que se vayan sucediendo  aquí .

Con el objetivo de centralizar todas las firmas en esta ocasión para firmar os tenéis que dirigir a la web de Campaña Ropa Limpia Internacional y rellenar los datos que os aparecerán a la derecha de la pantalla. PINCHA AQUÍ

Comentarios (0)
Comentar la noticia
  • (*) Campos obligatorios

Coordina:

Setem Federación

Con el apoyo de:

Unión Europea Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Año Europeo del Desarrollo
Creative Commons
Los contenidos de este sitio web son responsabilidad única de SETEM y en ningún caso se puede considerar que reflejan las opiniones de la Unión Europea.